TURISMO de CIUDAD.- Arte, Cultura y Arquitectura.
18 Ago 2020

TURISMO de CIUDAD.- Arte, Cultura y Arquitectura.

El turismo de ciudad permite aportar nuevas experiencias y conocimientos al visitante.

El turismo de ciudad es una de las propuestas más interesantes que permite conocer otras culturas, otras costumbres o familiarizarse con los iconos culturales, arquitectónicas, turísticos, de ocio o incluso gastronómicas. Un recorrido por las diferentes ciudades o capitales más emblemáticas nos puede aportar nuevas experiencias y conocimientos. Podemos complementar el recorrido turístico de las grandes ciudades con los paseos a pueblos y localidades más pequeñas pero que ofrecen un encanto especial.

En Catalunya, Barcelona es uno de los destinos favoritos europeos para celebrar todo tipo de reuniones científicas y empresariales: congresos, convenciones, presentaciones de producto y viajes de incentivo.

Tras la importante transformación urbanística en la ciudad de Barcelona, ​​durante el siglo XX, que culmina con el característico barrio del Eixample donde se encuentran algunos de los edificios del modernismo catalán más representativos de Barcelona y que deben ser objeto de visita. También destaca el gran trabajo de Antoni Gaudí, uno de los arquitectos más reconocidos de este movimiento modernista, autor de obras tan conocidas internacionalmente como la Casa Milà (La Pedrera), la Casa Batlló o el Templo de la Sagrada Familia. Barcelona tiene todos los atractivos de las grandes ciudades mediterráneas. Su oferta artística, cultural, arquitectónica y gastronómica esconde secretos que se deben conocer, y cuenta con un entorno que complementa una amplia y variada oferta que permite disfrutar de espectáculos, naturaleza, deporte y actividades junto del mar.

Vista aérea de Barcelona desde la fachada frente al mar. En primer plano el Port Vell.

La demarcación de Barcelona abarca un territorio extenso entre la sierra del Cadí y el mar Mediterráneo que ofrece grandes contrastes paisajísticos y una rica historia cultural. La costa se extiende a lo largo de 100 kilómetros, salpicados de ciudades y pueblos marineros de una gran belleza que han sabido conservar su autenticidad a lo largo de los años.

Desde la comarca del Maresme, pasando por los dos Vallès, el Oriental y el Occidental, el Baix Llobregat, Garraf, Alt Penedès, Bages y Osona, a un corto tiempo de trayecto en coche desde Barcelona, ​​son de un atractivo turístico de primer orden para conocer el corazón de Catalunya. Su proximidad al Puerto y el Aeropuerto de Barcelona, ​​donde se concentra la mayor parte de las llegadas de turistas y visitantes, permite hacer escapadas de un solo día u optar por instalarse algunos días. El recorrido por el interior de la provincia es una muy buena alternativa para conocer el territorio y disfrutar de su patrimonio natural, histórico y cultural.


En Catalunya hay otras ciudades y pueblos con encanto que merecen la atención del visitante.

En las comarcas de Girona, aunque la preferencia turística principal va encaminada hacia las localidades de la zona de l’Empordà, como Begur, Cadaqués, Pals, Peratallada o Sant Martí d’Empúries, no podemos desmerecer otras localidades de otras comarcas como la Garrotxa, el Ripollès o Pla de l’Estany.

Vista de las fachadas de los coloreados edificios ubicados junto al Rio Onyar en Girona.

Girona, como capital de la provincia, no tiene nada que envidiar a otras localidades no sólo de nuestro país, sino de Europa. La ciudad histórica de Girona permite recorrer más de 2.000 años de historia a partir de dos recintos fortificados, la Força Vella y el Eixample Medieval. El primero corresponde a la fundación romana y el segundo a la ampliación de las murallas durante los siglos XIV y XV. Los monumentos son abundantes y también son muy notables las riquezas artísticas que conservan. La atracción de Girona se completa con el sugestivo barrio judío del Call, con las bellísimas calles y plazas porticadas.

Panorámica de la Seu Vella en Lleida

En Lleida, a pesar de ser la localidad más alejada del mar, hay diferentes atractivos turísticos que la hacen incluir también en preferencias de visita. Lleida tiene una cultura rica que se refleja en la moderna ciudad que es hoy. Actualmente, la ciudad de Lleida, con unos 140.000 habitantes, ha adecuado sus infraestructuras para acoger los diferentes barrios que se han unido en el centro gracias a la construcción del Puente Nuevo (1973), el Puente de la Universidad (1993), del puente de Pardinyes (1995), la pasarela de Blondel (1997), la pasarela de la avenida del Segre (2003), la pasarela de Maristas (2010) y el puente de Príncipe de Viana (2010).

En 1999, el antiguo matadero se convierte en el Teatre del Escorxador y 2000 se termina la restauración de la Porta dels Fillols de la Seu Vella.

En mayo de 2007 se puso en funcionamiento el Castillo Templario de Gardeny, que acoge el Centro de Interpretación de la Orden del Temple y, también, se inaugura el Museo de Lleida, Diocesano y Comarcal. En enero de 2010 se inauguró La Llotja “Teatro-Palacio de Congresos” de Lleida y en 2011 el Castillo del Rey – La Suda. En 2017 se inauguró el Parador de Turismo en el antiguo convento del Roser.

Muy cerca, en el Pirineo de Lleida, se puede descubrir una naturaleza en su estado más puro. Destacan el Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici-el único con categoría de parque nacional en Catalunya- y el parc natural del Cadí-Moixeró, el espacio protegido catalán con el mayor número de hábitats y de especies de flora y fauna de interés europeo

También hay que tener en cuenta un sorprendente patrimonio cultural en el que sobresale el conjunto románico de la Vall de Boí, declarado Patrimonio de la Humanidad, y que invita a degustar una cocina sabrosa elaborada con los mejores productos tradicionales y artesanales.

De la zona de Tarragona, la historia sale de las piedras. La ciudad ha ido especializándose en actividades de reconstrucción histórica. La antigua Tarraco era una pequeña Roma, una ciudad portuaria, abierta en el Mediterráneo, donde se hablaban multitud de lenguas. Destaca su Anfiteatro, un edificio de forma oval construido en el siglo II a poca distancia del mar, las gradas se excavaron en la roca. También es un punto de visita notable el barrio del Serrallo, típico de pescadores, donde se subasta cada tarde el pescado que se ha capturado durante todo el día. Se trata de un área pintoresca, con su propia personalidad y lleno de restaurantes con encanto, donde saborear los mejores pescados y mariscos de Tarragona.

Vista del Monasterio de Poblet, que forma parte del recorrido principal de la Ruta del Císter

En su entorno también hay una oferta turística y cultural notable. La Ruta del Cister constituye una importante oferta de turismo cultural en un entorno rural que combina cultura, gastronomía y naturaleza, y permite visitar todos los monasterios de Poblet, Santes Creus y el de Vallbona incluidos en su itinerario. Otras rutas como la de Montblanc le pueden transportar a otra época o la del Priorat que nos acerca a un territorio con productos de la tierra de primera calidad. También destaca la ruta del modernismo en Reus que permite conocer las fachadas modernistas más interesantes.

Siguiendo la costa en dirección al sur, se llega al Parc Natural del Delta de l’Ebre, una zona de humedales que se caracteriza por la tranquilidad y la variedad de aves, así como por su gran interés ecológico. En el interior, el Parc Natural dels Ports combina también naturaleza y fauna. En Miravet, al sur de la Ribera d’Ebre, destaca el impresionante castillo, uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar templaria de Occidente. Finalmente, el parque temático PortAventura World y las poblaciones de Salou Cambrils La Pineda son 4 de los principales puntos de interés de la Costa Dorada.

En cada uno de estos lugares, ya sea la ciudad más cosmopolita o cualquiera de los pueblos con un encanto singular, se puede disfrutar de la gastronomía, el arte, la cultura y la arquitectura del territorio. En cada una de las regiones hay particularidades muy remarcables y puntos de interés que aportan nuevos conocimientos y amplían nuestras experiencias de viaje. Todo ello para poder disfrutar de un verano 2020 que, este año, ha sido diferente a lo que hemos venido haciendo hasta ahora a la hora de organizar las vacaciones familiares o las actividades de verano.


Avant

Deja una respuesta