Tradiciones y gastronomía navideña.
17 Dic 2019

Tradiciones y gastronomía navideña.

A pesar de las distintas celebraciones tradicionales de cada territorio, el espíritu de la Navidad es Universal

Con la proximidad de las fiestas navideñas, en cada país hay ritos, costumbres y distintas tradiciones. La Navidad es una celebración propia de la religión cristiana que se celebra cada 25 de diciembre. Se celebra especialmente en América y Europa Occidental de manera muy similar. En la Europa del Este, con predominio de la iglesia ortodoxa, la Navidad se celebra el 7 de enero. Este día las familias se reúnen para ir a misa y se pone fin a un periodo de ayuno navideño. Por su parte, la comunidad judía celebra la Hanukkah, que conmemora la purificación del Templo de Jerusalén en el año 165 ac.  La cultura hindú también celebra su propia Navidad, pero no conmemora nada relacionado con el nacimiento de Jesús, sino el triunfo del dios Ram contra el demonio Ravana. Esta fiesta recibe el nombre de Diwali . Al igual que la mayoría de las religiones, marca el comienzo del nuevo año y se reúnen en familia y amigos. En la comunidad musulmana, se organizan fiestas en casa, decoran las mezquitas y se reúnen para celebrar esta fecha La comida, las charlas, las marchas y las lecturas del Corán (su libro sagrado) centran los eventos para recordar al profeta y sus enseñanzas.

Si bien estas tradiciones y costumbres son muy distintos, tienen en común la época en que se celebran. y conmemora el nacimiento de Jesucristo. El origen de esta celebración proviene del mundo pagano, ya que coincide con el solsticio de invierno ya que el día empieza a ser de nuevo más largo. Cada país tiene sus propias tradiciones que, en unas ocasiones, tienen un gran contenido religioso y, en otras, representan culto a la naturaleza.


Tradiciones propias de la gastronomía navideña

La Navidad es una celebración que, en Catalunya, tiene algunas tradiciones y costumbres propias, pero muy relacionadas con el mundo anglosajón. Se vive en familia y alrededor de una mesa repleta de platos tradicionales. En un territorio con tanta variedad de productos de calidad, no deja de sorprender que el consenso acerca del menú de estas fiestas sea tan grande. Las sopas contundentes, los pollos de corral, las ensaladas con verduras de temporada y los turrones no pueden faltar.

Durante la Navidad hay tres fechas especiales en las que la gastronomía tiene un protagonismo especial.

Cena de Nochebuena. En Catalunya, la cena de la víspera de Navidad es, tradicionalmente, muy sencilla y moderada. Un caldo de pollo o de pescado es el preámbulo perfecto a las tapas frías que vienen después. Es momento de degustar los embutidos de Osona, los quesos de montaña y el paté de La Llacuna, las anchoas y el marisco cocido. Acompañada de grandes rebanadas de pan de payés tostadas al horno, alioli y aceitunas del país. No hay cena más sencilla de preparar, ni más apetitosa.

Comida de Navidad. Es tradicional, de primero, empezar con una típica escudella (sopa) de galets y albóndigas. Después, una bandeja con carne de olla, verduras y garbanzos bien cocidos. En muchas casas, la celebración continúa con un buen gallo negro del Penedès o un capón Pota Blava del Prat de Llobregat relleno a la catalana a base de butifarra, panceta, ciruelas secas y piñones. De postre, barquillos y turrones hechos artesanalmente. Y todo bien regado con vinos y cavas de cualquiera de las cinco denominaciones de origen de las existentes actualmente en Catalunya. Son imprescindibles para disfrutar al máximo de las especialidades ancestrales que nos esperan en la mesa el día de Navidad.

Comida de San Esteban. La comida principal de esta celebración tan catalana demuestra un principio que conocen muy bien cocineros de todo el mundo. Los mejores platos de esta jornada nacen a partir de los restos reposados de las comidas anteriores. Y es que los canelones que se sirven en todas las casas por San Esteban, hechos con la carne sobrante de la escudella, tienen un sabor delicioso. Muchos cocineros añaden al relleno unas trufas del Berguedà, consiguiendo que los canelones se conviertan en las estrellas de una comida que continúa, tradicionalmente, con un buen pescado al horno.


Avant

Deja una respuesta